El servicio de cerveza envasada en botella según Hijos de Rivera

El servicio de botella recomendado por Hijos de Rivera es también un servicio en dos tiempos. Los objetivos y los pasos son los mismos, la diferencia está en la ausencia de un grifo, lo que impide generar una espuma con las mismas características que en una caña. 

Primer tiempo 

Objetivo: llenar el vaso o copa en sus tres cuartas partes intentando producir la mínima espuma posible. 

La Preparación: Refrescamos la copa para crear una ligerísima película de agua que permita que la cerveza se deslice con suavidad. 

La Inclinación: Inclinamos la copa 45° acercando la botella al borde (sin que se toquen). Dejamos que la cerveza se deslice suavemente por la pared interior de la copa. 

La Precisión: A medida que la copa se va llenando, se va llevando a la posición vertical. Cuando la cerveza alcance las tres cuartas partes de la copa se cierra el grifo de un solo golpe. No movemos el vaso de arriba abajo. 

Segundo tiempo 

Objetivo: terminar el servicio creando una corona de 3 cm de espuma y presentando al cliente. 

La Coronación: Jugamos con la altura entre la botella y la copa, vaciando el total del contenido. Vemos cómo se va generando una capa de espuma (giste). 

La Presentación: Apoyamos la copa sobre un posavasos siempre con la marca orientada hacia el consumidor. 

Consejo: 

Consumir la cerveza directamente de la botella es una práctica extendida, y puede tener sus ventajas, siendo la principal la comodidad de consumo. Pero beber directamente de la botella tiene sus inconvenientes: 

  • Impide apreciar el aroma de la cerveza. 
  • Impide ver su color o transparencia. 
  • No se forma espuma. 
  • Con cada trago ingerimos una gran cantidad de aire, de forma que nos “hinchamos” y nos saciamos. 
Bloque vídeo