Parámetros cuantitativos

Existen tres parámetros cuantitativos (que se pueden medir) que conjuntamente nos aportan una visión general sobre las características de una determinada cerveza. Son: 

  • El color. 
  • El amargor. 
  • El volumen de alcohol. 

El color 

Aportado principalmente por las maltas, da lugar a la clasificación cervecera más popular. Cervezas rubias, tostadas y negras. 

El color se puede medir por diferentes técnicas analíticas que aportan un valor concreto. Sus unidades pueden ser EBC o SRM en función de la técnica seleccionada. 

El amargor 

Aportado principalmente por los lúpulos

Al igual que el color, se puede medir por diferentes técnicas analíticas. Sus unidades pueden ser EBU o IBU en función de la técnica seleccionada.  

Cuantos más EBUs/IBUs tenga una cerveza, esta será más amarga. 

El volumen de alcohol 

Uno de los compuestos resultantes de la fermentación generada por las levaduras

Se mide habitualmente en función del volumen y se representa como % vol o ABV (alcohol by volume). 

Una cerveza de 5% vol tiene 5 mi de alcohol (etanol) cada 100 ml de cerveza 

Las cervezas sin alcohol (SIN) son aquellas cuyo volumen de alcohol es inferior al 1%. Si en la etiqueta se identifica como 0.0, el volumen de alcohol es de 0.0.