Primeros pasos

Seguro que el azar fue la base de la aparición de la primera bebida semejante a la cerveza. Quizá una persona dejó un trozo de pan a la intemperie de manera que el agua y los microorganismos dieron lugar a una fermentación, alguien probó ese líquido y… ¡sorpresa!

Su inicio podría remontarse a la prehistoria, que es cuando el ser humano se hace sedentario y descubre la agricultura. Comienza a sembrar y recoger cereales. Estos cereales los mezcla con agua y los hierve, obteniendo una especie de sopa, que ingiere caliente. Al enfriarse, de forma natural, se produce una fermentación espontánea que dará lugar a una bebida alcohólica, origen de lo que hoy conocemos como cerveza.