Siglo XVIII

La tecnología avanza y entra de lleno en el mundo cervecero. En la segunda mitad de este siglo tiene lugar la Revolución Industrial, que se inicia en Inglaterra y de ahí se va extendiendo al resto de Europa.

Comienza a llegar la época de los grandes inventos:

La máquina de vapor, descubrimiento que se instala en las cervecerías y que modifica el proceso de fabricación de la cerveza. Por ejemplo, se podían mover molinos más grandes y eficientes.

En Inglaterra Joseph Bramah inventa un sistema hidráulico para servir cerveza sin necesidad de inclinar los barriles. Es el origen de los actuales tiradores de cerveza.

En este mismo siglo Frantisek Poupe escribe, en la actual República Checa, el primer tratado sobre la fabricación de la cerveza.

Nacen las cervezas oscuras británicas (las Porter), que toman su nombre de los porteadores de equipajes del puerto de Londres que las consumían de forma habitual.

Los ingleses ya están totalmente rendidos al uso del lúpulo. Todas las Ale emplean esta materia prima, excepto las escocesas (el clima de la zona no es propicio para su cultivo). Esto aún se arrastra en la actualidad, de forma que los estilos escoceses son menos amargos que los ingleses.