Tipos de maridaje

Existen diferentes puntos de vista a la hora de definir los tipos de maridaje. Una posible clasificación es la siguiente: 

  • Maridaje por corte. 
  • Maridaje por semejanza. 
  • Maridaje por complementación. 
  • Maridaje por contraste. 

Maridaje por corte 

Las posibles propiedades sensoriales de una cerveza (maltosidad, frescor, carbonatación, amargor, etc.) pueden cortar la acidez, las notas cítricas y avinagradas, los matices picantes (intensos o suaves) y la untuosidad (grasa) de diferentes platos, limpiando la boca y no permitiendo curtir o astringir nuestro paladar. 

Maridaje por semejanza 

Se busca potenciar aspectos destacados del plato similares a los matices de la cerveza, buscando puentes y asociaciones en nuestras percepciones. 

Platos y cervezas con elementos comunes como dulzor, acidez, tostados, afrutados, herbales, especiados, etc. 

Maridaje por complementación 

Platos y cervezas con elementos complementarios: tostados y terrosos, tostados y afrutados, tostados y leche, tostados y carne, ahumados y carne…Este tipo de maridaje es en el que más pueden influir los gustos personales de cada individuo, y ofrece un amplio campo de experimentación. 

Maridaje por contraste 

Los más complejos, ya que requieren de un mayor estudio. Por ejemplo, se puede recurrir a las reglas básicas: amargo y dulce, ácido y dulce, salado y dulce, refrescante y picante.